Psic. Anaís Barrios

Regreso a clases: el reto de empezar en una escuela nueva

3 comentarios


Bus escolar

Es momento de restablecer la rutina de ir a la escuela, pero en esta ocasión su hijo empezará el nuevo año escolar en otra institución. Por distintas razones, a veces los padres deben cambiar de colegio a sus hijos, lo cual es una decisión difícil que les llena de expectativas sobre cómo será la adaptación del niño al cambio.

Es natural que los cambios nos generen un poco de ansiedad y temor; sin embargo desde mi experiencia he podido notar que los chicos se adaptan mucho mejor a los cambios que los adultos, puesto que tienden a ser más optimistas, no se preocupan tanto por tener todo bajo control y se les hace más natural hacer amigos. Todo dependerá del contexto que rodee al infante, el cual debe ser de preparación, comunicación y apoyo; así como dependerá de la autoestima y las habilidades sociales que el niño posea.

Aunque son muchas las variables familiares, individuales y contextuales que deben considerarse para favorecer un cambio de colegio, aquí les quiero compartir algunas recomendaciones para que el tránsito se dé lo más favorablemente posible. No puedo garantizarles éxito en la integración de su hijo a la nueva escuela, pero sí puedo invitarlos a actuar de forma sensible y precavida. Tomen de aquí lo que les resulte apropiado.

1.- Comunique e involucre: si ha sido necesario cambiar de escuela es importante comunicarle al niño con anticipación e involucrarlo en el proceso de elección de otra escuela. Consulte con el niño qué le gustaría encontrar en el nuevo lugar y compárelo con las opciones que tienen: un salón más ventilado, una cancha deportiva más bonita, actividades extracurriculares o un mejor trato. Si es posible, y el niño lo desea, prepare una despedida en su escuela anterior, así como llévelo a conocer los espacios de la nueva escuela para que se vaya familiarizando.

2.- Valore y monitoree las emociones: durante todo el proceso es crucial crear un ambiente de diálogo para hablar sobre los sentimientos. Ante el cambio de escuela los niños pueden sentir tristeza, rabia, temor, alegría o rechazo; emociones que influirán sobre sus fantasías o expectativas frente a lo nuevo. La reacción del niño dependerá en gran parte de las experiencias que haya tenido en su escuela anterior: si éstas fueron agradables o desagradables. Haya sido de una forma o de la otra, el niño se sentirá más tranquilo y confiado si siente que puede expresar de forma abierta sus sentimientos y recibirá de nosotros escucha, comprensión y apoyo.

3.- Muestre una actitud segura y positiva: si usted se enfrenta al cambio con temor o expectativas de fracaso no trasmitirá confianza. Aunque no diga nada, los niños son muy intuitivos y, si su hijo nota su preocupación o ansiedad, él también sentirá estos sentimientos. Está bien reconocer que se tienen expectativas ante lo nuevo, pero se debe ser optimista, haciendo énfasis en lo que se gana con el cambio y no en lo que se pierde. Pero todo con equilibrio; evitemos un optimismo exagerado donde no se reconozcan los riesgos ni los temores o donde el niño se sienta presionado por creer que para sus padres es importante su éxito en la nueva escuela. 

4.- Prepare al niño para el cambio: la facilidad con la que el niño se ajuste a la nueva dinámica escolar dependerá de lo informado que esté. El niño debe saber sobre sus horarios de clase, quién lo llevará y buscará a la escuela y cómo se integrarán las prácticas extracurriculares. Así mismo, el niño debe saber quién será su docente, cómo está distribuida la escuela, cómo llegar a su salón, a quién puede pedir ayuda. A los niños les hace sentir más seguros cuando tienen claro lo que deben hacer y cómo responder antes ciertas situaciones. Podría conversar con su hijo sobre lo que para él sería lo peor o lo mejor que podría pasar en la primera semana de clases y de este modo planear formas en las que su hijo puede actuar o afrontar esas situaciones.

6.- Evite iniciar con estrés: organícense para que los primeros días de clase el niño llegue a su escuela relajado. Para ello, debemos involucrar a la familia en lo que se debe hacer antes de salir a la escuela, de manera que se distribuyan los quehaceres a fin de salir a tiempo. Es bueno tener planificado un menú del desayuno y la merienda escolar para toda la semana, así podemos tener los ingredientes a mano y quizás dejar algunas cosas preparadas la noche anterior. Igual es importante dejar arreglados los útiles escolares y el uniforme. Por otra parte, debemos garantizar que el niño descanse durante la noche para que se despierte con energía. Es posible que durante las vacaciones el horario de ir a dormir y levantarse se haya flexibilizado, entonces una semana antes de iniciar la escuela es importante regular el horario de sueño. Por último, debemos recordar que no siempre podemos anticiparnos a todo y que habrá situaciones inesperadas que no podremos controlar a plenitud; entonces es necesario tomárselo con calma y humor. Seamos fuente de entusiasmo y no de estrés, así que ejercitemos el manejo de nuestras emociones. 

7.- Observe y sea paciente: quizás durante el primer mes de escuela el niño muestre cierto recelo, desmotivación o dificultad de socialización; así como puede pasar que durante el primer trimestre el niño presente bajo rendimiento escolar. Todas estas son reacciones naturales ante la adaptación, la cual es un proceso que se va dando de forma progresiva. Por eso, debemos ser observadores de la conducta del niño y muy pacientes con su proceso adaptativo. La observación y el diálogo constante nos permitirán saber cómo el niño se siente y asume lo nuevo. Si observamos algo de lo mencionado arriba u otra conducta irregular frente a la escuela es importante buscar apoyo en los docentes o el departamento de orientación. Si aun así ha pasado el primer trimestre de clases y todavía nuestro hijo muestra dificultad de integración escolar, entonces será necesario buscar la ayuda de un psicólogo. 

8.- Actúe con prevención y no con improvisación: supongamos que en la escuela anterior el niño presentó dificultades académicas o problemas conductuales, recibió bullying, maltrato de su docente o poca estimulación pedagógica, entre otras experiencias negativas. Entonces se cree que la escuela nueva será algo como borrón y cuenta nueva. Creemos que el cambio de escuela será suficiente para subsanar lo ocurrido y no tomamos acciones preventivas. Incluso algunos padres ocultan información en la escuela nueva, por temor a que etiqueten o traten de otra forma a su hijo. Todo ello puede afectar la integración del niño al nuevo entorno. Lo mejor es buscar la orientación necesaria para garantizar que el cambio de escuela sea realmente una oportunidad de experimentar satisfacción escolar. Para ello, lo ideal es buscar ayuda especializada que les permita estimar las habilidades del niño, descartar alguna dificultad de aprendizaje o algún trastorno conductual, ofrecerle apoyo y empoderamiento para superar el maltrato recibido, propiciar la nivelación académica a través de ayuda psicopedagógica y/o recibir estrategias de afrontamiento familiar. No dejemos que se repitan las situaciones anteriores, creyendo en soluciones mágicas. Debemos abocarnos a las necesidades de nuestro hijo y atender las consecuencias de las experiencias pasadas para proteger su autoestima y garantizar su bienestar. 

9.- Involúcrese con la escuela: establecer una relación cercana con la escuela es una forma de favorecer la integración de nuestro hijo. Manténgase en comunicación constante con el docente, evitando tener roces y que el docente sienta que su trabajo está siendo vigilado o evaluado; más bien genere un clima de confianza y respeto donde el interés sea el sano desenvolvimiento del hijo en la escuela. Asista a las reuniones y los eventos escolares, así como esté informado sobre las acciones del centro o comité de padres. Asimismo, debemos conocer el reglamento escolar y los procedimientos para plantear quejas o sugerencias. Todas estas acciones nos permitirán estar informados y conocer a profundidad el funcionamiento del colegio donde estudia nuestro hijo.

Estas serían mis recomendaciones para propiciar una integración satisfactoria a la nueva escuela. Es posible que haya puntos que dejé de abordar. En ese caso, te invito a preguntar en la sección de comentarios. Si este artículo te gustó no dejes de compartirlo por tus redes sociales.

Anuncios

Autor: Anaís Barrios Flores

Psicóloga y escritora. Interesada por la literatura infantil y latinoamericana; aficionada de la cocina y el cine.

3 pensamientos en “Regreso a clases: el reto de empezar en una escuela nueva

  1. Hola Anaís!! Muy interesante y útil tu articulo, me aclara la mente en muchos aspectos que necesitaba para abordar el tema con mi hija. Sin embargo, quisiera preguntarte sobre mi caso en particular y ver qué puedes orientarme al respecto… Tengo una hija de 6 años que estudia actualmente III Nivel de preescolar y comienza primaria en una escuela nueva. Ella demuestra desmotivación ante la idea de pasar a primaria porque le parece que la escuela es aburrida, que es poco interesante y aunque entiende que es inevitable no se siente para nada agradada con la idea. Lo que la motivaba era que estudiaría en la misma escuela que su mejor amiga, pero ya no será así, lamentablemente debo inscribirla en otra, que si bien tiene muchas mas actividades mas atractivas y es mas bonita, pues siente poco entusiasmo por esos dos factores: no estará con su amiga y no le motiva la primaria. Tendrás alguna sugerencia o material que pueda leer? Gracias!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Saludos Alejandra, trataré de responder a tu inquietud lo mejor posible pues podrían ser diferentes los factores que pudieran estar influyendo sobre la desmotivación de tu hija hacia la primaria. Entre los factores que debes considerar es si ha experimentado éxito escolar, es decir si ha obtenido logros y satisfacción en sus actividades de aprendizaje y si ha recibido de su entorno escolar la estimulación pedagógica necesaria. Si tu hija relaciona las actividades escolares con fracaso, dificultad, obligación, imposición y aburrimiento es posible que no esté recibiendo una adecuada estimulación pedagógica y es normal que exprese desmotivación. Otro factor que pudiera influir, es que su rendimiento intelectual está por encima del grado que cursa y por lo tanto considera las actividades escolares muy fáciles, aburridas y poco estimulantes. Y por último, otro aspecto que pudiera estar interviniendo es su madurez emocional ante las demandas escolares y los procesos de aprendizaje, cuando un niño que está próximo a pasar a primaria muestra todavía mucho interés por el juego y la recreación y bajo interés por los aprendizajes formales, no habiendo adquirido conductas hacia los estudios (mantenerse sentada, copiar del pizarrón, sacar su útiles escolares y ordenarlos en la mesa, seguir instrucciones, etc.) se pudiera decir que este niño presenta cierta inmadurez emocional y social para integrarse a la primaria. Esta inmadurez pudiera ser una característica individual y de personalidad (cada niño tiene su ritmo) o pudiera ser consecuencia de baja estimulación escolar y familiar.

      Mi recomendación es que valores estos factores y veas si alguno se ajusta a tu hija. Lo ideal es que en cualquier caso, aproveches lo que queda de año escolar y quizás durante la temporada vacacional para que tu hija disfrute de experiencias más gratificantes relacionadas con la escuela y las actividades escolares. En este sentido, es importante presentarle el lado divertido de las tareas, la utilidad de lo que aprende y cómo aprovecharlo en sus juegos o vida cotidiana, presentarle actividades escolares divertidas y atractivas y facilitar que se sienta orgullosa y feliz por los logros u objetivos que alcanza. Te sugiero leer sobre la filosofía Montessori aplicable desde el hogar, aquí te dejo un enlace con algunas ideas para estimular los aprendizajes de forma divertida: http://www.tigriteando.com/10-materiales-montessori-que-merece-la/

      Otro aspecto importante es evitar presionarla o que ella sienta tu preocupación por toda esta situación, pues eso pudiera reforzar su resistencia al cambio y desmotivación. Quizás lo mejor es esperar a que inicie su primaria, pedir apoyo del docente desde el inicio y darle un tiempo para ver cómo responde. Si observas que no se integra y sigue mostrando desmotivación, lo mejo es buscar la asesoría de un psicólogo infantil y/o psicopedagogo.

      Espero haberte ayudado y te invito a seguir visitando este blog.

      Me gusta

      • Hola Anaís!!! Gracias por evaluar mi caso, de verdad muy valioso y acertado tu análisis. Me permitiste identificar con claridad lo que está experimentando mi hija. Pienso que es un poquito de cada cosa, sin embargo, evaluando todo lo que dices definitivamente la “madurez emocional ante las demandas escolares y los procesos de aprendizaje” es lo más determinante, porque en efecto ella muestra resistencia a mantenerse centrada en una actividad que requiera concentracion, disciplina e instrucciones. Que valioso saber eso, gracias de verdad por la informacion! Desde la escuela se estan iniciando los niños en ese tipo de actividades pero el juego y la recreacion siguen siendo las actividades de mayor peso. Voy a ttrabajar en ello y en los demás aspectos que mencionas. Tengo un bebe de dos meses de nacido al que le estoy dando lactancia exclusiva y a libre demanda y pues se me hace un poquito dificil construir un horario fijo para trabajar las actividades educativas en casa, aun así estoy trabajando en ello, solo debo mejorar lo del tiempo de calidad que dedico a ella exclusivamente en ese tema, siempre estoy haciendo dos y tres cosas a la vez y de manera simultanea trabajo con ella en aspectos como los numeros (suma y resta) y el abecedario, palabras y prelectura. debo mejorar es en el tiempo que dedico para concentrarme con ella en actividades concretas que desarrollen su concentracion y comprension de instrucciones. Voy a revisar el material que me orientaste para organizar el trabajo educativo en casa.

        Mil gracias por tu orientacion Anaís!!

        Me gusta

Deja tu comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s