Psic. Anaís Barrios

La separación eterna de los padres

Deja un comentario


Padres discutiendo

No Copyright Infringement Intended. Copyright Disclaimer Under Section 107 of the Copyright Act 1976, allowance is made for “fair use” for purposes such as criticism, comment, news reporting, teaching, scholarship, and research.

La familia es el primer escenario donde el niño aprende mecanismos particulares de interacción y comunicación que influirán significativamente en su desarrollo emocional y en su capacidad para establecer relaciones sanas. La calidad de las interacciones en una familia dependerá de los sentimientos y valores de sus miembros, así como de la habilidad de éstos para trasmitirlos. Hay familias que construyen mecanismos funcionales de interacción y resolución de problemas, mientras que otras hacen de las interacciones un caos afectivo y relacional.

En este artículo me detendré a hablar sobre aquellas familias regidas por una dinámica de relación de pareja altamente conflictiva, caracterizada por interacciones cíclicas de naturaleza dañina, que colocan en riesgo la salud mental de todos sus miembros. En algunas de estas parejas, cuando se plantea o se piensa por primera vez en el divorcio, a lo que en realidad se le da inicio es a un proceso de separación eterna, que nunca se consuma o que fluctúa constantemente. De este modo, los padres pelean con frecuencia, se reconcilian, se amenazan, se separan, se vuelven a unir, establecen acuerdos que no cumplen y aun así siguen juntos a pesar de los daños, la ausencia de compromiso y afecto, los resentimientos, la agresión mutua; a costa de la propia felicidad y la de los hijos. Bajo esta dinámica se pierde el sentido real de las relaciones, el sentido de familia y la responsabilidad hacia el hijo.

¿Por qué una pareja perdura sobreviviendo en el conflicto? La mayoría de las veces las partes involucradas obtienen un beneficio o esperan obtenerlo. Y esto va desde conseguir un carro o un apartamento (o evitar tomar la decisión de cómo distribuir esos bienes obtenidos en matrimonio) hasta evitar el qué dirán. Igual, se puede observar cómo la raíz del conflicto subyace en ganar victorias personales, fundamentadas en sentimientos egoístas, como el no reconocer los propios errores o defectos, evitar afrontar el fracaso del ideal de pareja, vengar los daños infligidos por el otro, evitar la libertad o felicidad del otro, evitar generar esfuerzos personales para independizarse y responsabilizarse por sí mismo…

Bajo estas condiciones, las parejas (los padres, es necesario recordar que también tienen ese rol) se concentran en sí mismas, dejando a un lado a los hijos, que fungen como espectadores, receptores y reproductores de las consecuencias.

¿Qué siente y aprende el hijo? Siente miedo, angustia, abandono, injusticia, carencia de respeto y afecto; aprende que las relaciones pueden ser corruptas, que la tranquilidad y felicidad no son prioridad, que el amor es inalcanzable y que la vida es una defensa constante contra el otro.

Esta problemática es una apuesta muy alta para lo poco que se recibirá. Se arriesga la salud de los miembros de la familia y se distorsiona la vida emocional de los niños al ofrecerles modelos insanos de relaciones y de resolución de conflictos.

Entonces parece justo reconocer que postergar una relación de pareja conflictiva trae más perjuicios que beneficios. Muchos de éstos son irreversibles y pasan por encima de los derechos y necesidades de los hijos. Uno de estos derechos es el de tener una familia estable, bien se sea unida o separada.

Si es ésta tu situación, busca ayuda psicológica profesional, date permiso de curar las heridas y redignificar tu vida y la de tus hijos. Es importante y fundamental apostar por el amor y la felicidad, no por la destrucción y el dolor.

Esfuerzo… el amor es esfuerzo consciente y constante por nosotros mismos y los nuestros.

Anuncios

Autor: Anaís Barrios Flores

Psicóloga y escritora. Interesada por la literatura infantil y latinoamericana; aficionada de la cocina y el cine.

Deja tu comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s