Psic. Anaís Barrios

Jugar y reírse con las palabras

Deja un comentario


Chamario

No Copyright Infridment Intended. Copyright Disclaimer Under Section 107 of the Copyright Act 1976, allowance is made for “fair use” for purposes such as criticism, comment, news reporting, teaching, scholarship, and research.

Hoy les presento un libro hermoso que forma parte de los favoritos en mi colección de libros para niños. Llegué a este libro un día de paseo con mis sobrinos. Ese día habíamos decidido llevarlos a librería para que eligieran su regalo de navidad; buscando entre el mar de títulos, colores, hermosas ilustraciones e historias nos topamos con Chamario de Eduardo Polo (Ediciones Ekaré). Fue amor a primera vista, en cuestión de segundos ya estábamos riendo con las rimas del libro y alimentando nuestros ojos con las coloridas y sugerentes ilustraciones.

En el prefacio de Chamario nos comentan que sus rimas fueron compuestas como un juguete verbal y así mismo es. Cada poema es un juguete a través de cual puedes disfrutar del placer que produce la trasformación de las palabras cotidianas. Desde mi experiencia puedo decir que a los niños les encanta los juegos de palabras y cuando los adultos se involucran con ellos a enredar, mezclar o separarlas parecen disfrutarlo más. En los diferentes talleres de poesía o promoción de lectura que he realizado y en los juegos con mis sobrinos y pacientes he podido notar esa relación inmediata que establecen los chicos con las retahílas, los trabalenguas, las adivinanzas y las rimas. Ellos las repiten, las cantan, las murmuran y las reinventan.

Creo que una manera de cambiar la percepción de los niños y de aliviar sus experiencias negativas con los libros y la lectura es acercándolos a los juegos de palabras. No hay nada más serio para un niño como el juego y si se dan cuenta que las palabras sirven para jugar se pueden tomar un poco más en serio los libros y la lectura. Este libro es una oportunidad para tomarse en serio la vida. Pues, cuando nos reunimos alrededor de un libro para estar juntos, comunicarnos y divertirnos nos estamos tomando en serio la vida.

Aquí les dejo entonces unos textos de Chamario para que vean que no miento.

El tren

Por la puerta de mi casa
va pasando un tren-tren-tren.
Si se pasa, yo me monto
y a ti te monto también
Sus vagones son veloces,
los viajeros no se ven.
Si se pasa, yo me monto
y a ti te monto también.
Muchos dicen que no existe,
pero están en el andén.
Si se pasa, yo me monto
y a ti te monto también.
Mi abuelo cuando era niño
viajó mucho en tren-tren-tren,
después se puso viejito
contando del uno al cién.
Si se pasa, yo me monto
y a ti te monto también.

La bicicleta

La bici sigue la cleta
por una ave siempre nida
y una trom suena su peta…
¡Qué canción tan perseguida!
El ferro sigue el carril
por el alti casi plano,
como el pere sigue al jil
y el otoño a su verano.
Detrás del hori va el zonte,
detrás del ele va el fante,
corren juntos por el monte
y a veces más adelante.
Allá se va el corazón
en aero plano plano
y con él va la canción
escrita en caste muy llano.

Si desean conocer más sobre el autor e ilustrador de este libro, así como leer otros de sus textos y apreciar sus ilustraciones pueden ingresar a este enlace.

_______________________

¿Recuerdas algún juego de palabras que disfrutabas realizar en tu infancia? Compártelo con nosotros.

Anuncios

Autor: Anaís Barrios Flores

Psicóloga y escritora. Interesada por la literatura infantil y latinoamericana; aficionada de la cocina y el cine.

Deja tu comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s